En Venezuela hay la costumbre de que los niños de crianza católica le cuenten sus pecados al cura, pero seguramente se sorprenderá con este Pepito que vaya confesión le hizo al sacerdote. En estes chistesitos de \»tetas\»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.